23 de marzo de 2018
Centurión: entre la enfermedad y el amarillismo
Por Matías Russo.

Ricardo Adrián Centurión fue protagonista de otro hecho que golpea a su carrera. Lo que le sucede fuera del campo de juego ensucia lo bien que lo hace con la pelota bajo la suela. Fuera del mundo conflictivo de Boca, volvió a la Acadé y hasta esta semana fueron todas alegrías. Gambetas, pisadas, goles y asistencias que ganaron partidos e hicieron que Racing sea el protagonista de este 2018. De no ser por el impresionante momento de Lautaro Martínez, Ricky sería la sensación del torneo argentino.

En la mente del mundo Racing estaba latente que más temprano que tarde Centurión traería un conflicto extrafutbolístico. El pasar dos semáforos en rojo termina siendo lo menos grave luego de negarse a un control de alcoholemia e intentar coimear a un policía. ¿De dónde venía el jugador? ¿Se encontraba alcoholizado? ¿Es una adicción o fue un hecho aislado producto de tener el día libre? Interrogantes que perjudican la situación del jugador. 

De este caso salen al menos dos conclusiones. La primera: Centurión cometió varios delitos desde pasar semáforos en rojo con el agravante de ser una zona escolar, negarse al control de los efectivos de seguridad e intentar pagar para evitar la multa. Víctor Blanco defendió al jugador pero admitió que "sufre una enfermedad". Algo que el club con sus dirigentes, psicólogos, compañeros y sobre todo la voluntad del propio delantero deberá tratar. 

Sin embargo la mala conducta del número 22 no deberá tapar el accionar de las fuerzas de seguridad, de la Municipalidad de Lanús, y de los medios Olé e Infobae (los primeros en sacar a la luz el video de Centurión). ¿Con todo el mundo hacen ese operativo cuando pasan semáforos en rojo? ¿la policía nos filma a todos o solo a Centurión porque vende la noticia? Una cosa es el accionar correcto de la policía de multar a quién pase en rojo y por otro lado el hecho de grabar audiovisualmente al involucrado y difundirlo publicamente algo que debería ser tratado solo en el ámbito judicial sin tener la condena de la opinión pública. 

Parece infantil decir que en la Municipalida de Lanús, desde el Intendente hasta el jefe de prensa son de Independiente. Es insólito pensar que lo hacen por una cuestión de rivalidad futbolística, pero no hay que dejar de mencionar que a la policía de Lanús, uno de los distritos más inseguros, la maneja Diego Kravetz. No nos olvidemos que esta policía reprimió a chicos en un comedor, tampoco olvidemos la implicancia de Kravetz en el caso del programa de Lanata donde prestaron al "Polaquito", un nene carenciado con problemas psicológicos para inventar delitos ante las cámaras logrando la estigmatización de los pibes de la villa. 

Centurión se equivocó y está a tiempo de corregirse, más allá de lo que los roden dependera exclusivamente de él limpiar su imagen y que se hable solo de su enorme calidad futbolística. Lamentablemente el accionar corrupto de las fuerzas de seguridad y el trabajo de los medios de comunicación es algo que estamos muy lejos de intentar cambiarlo.  



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 

LA RADIO EN VIVO

   


Racing for Ever - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet